ENTRE EL VINO Y MI ALMA

Te descorcho en silencio para brindar con el alma mía.

Esta alma mía que viene empujando la vela de mi barca, atravesando remansos y tempestades, pero siempre empujando la vela que mueve la barca de mi vida.

Si, hoy quiero descorcharte, para brindar por el alma mía, porque le debo un poema, porque en sus alas pesan las ausencias y lejanías de mi tierra.

Mientras danzas en mi copa, tu rojo color purpura evoca la lujuria eterna de mis días y pasiones brunas, mientras que en el brillo de esta copa se pasea sigilosa la luna.

Si, hoy quiero brindar por el alma mía.

Despiertas mientras te agito, y tus jóvenes fragancias reviven las letanías de mi infancia cargadas de sueños y esperanzas y al llevarte a mi boca te despliegas gallardo y elegante mientras mi alma juguetea en tus sueños líquidos como niño errante.

Alma mía, sé que un día volveré a verte libre como antes, por delante de mis sueños y quimeras, pero también sé que un día te iras yendo despacito, en puntillas, sin que lo note, como copa a copa se esta yendo este vino y tu romanza será así parte del infinito.

Si, hoy quiero brindar por ti alma mía, porque jamás te siento derrotada, es seguro la causa plena de seguir viéndote enamorada, de mis amores y amigos y las fragancias este buen vino.

TACITURNOS EN MI COPA

Anoche intente escapar de mi cuerpo en busca de fantasías, finalmente mi alma se enredó en el corazón, oyó a mi mente y la fuga se frustro.

Y así fue, que como el buen poeta que finge no saber lo que ya conoce, bajo un rosario de estrellas y luceros, en el sospechoso sereno de la noche descorche su misterio, que venía cabalgando como caballero errante en su negro corcel por la solitaria oscuridad nocturna.

Casi sin pensarlo, se desliza por la delicada garganta de su botella y en majestuosa caída llega a mi copa sediento de pasión.

Con toda su elegancia en pie, despierta de su lento letargo cargando sus sueños aromáticos que resucitan en mi copa.

Parece que solo yo lo siento, pero hasta las luciérnagas se acercan para a ser testigos de las iluminadas historias que empieza a contarme.

Tardaste toda una década para llegar a mi copa, por cierto, el mundo no ha mejorado desde entonces, pero tú sí.

Hoy una vez más pude descubrir que cuando tenemos un buen vino delante y bebemos su última copa, en realidad nunca se acaba, solo se esconde en el corazón.

FILOSOFIA LIQUIDA

Gracias a todos mis seguidores por sus mensajes y comentarios.

Muchos de ustedes me preguntaron por que subtitule mi Blog como “FILOSOFÍA LIQUIDA” y pensé que sería de gran placer explicarles mi visión y forma de vivir este maravilloso mundo de sensaciones.

Espero les gusten mis reflexiones.

“En este viaje de emociones quería decirles que una de mis tantas filosofías es no repetir vinos, al menos tan seguidamente, aun cuando salgo a cenar con mi familia, si hay una segunda botella, no es la misma con la que venía disfrutando…es que hay tantos poetas y soñadores elaborando vinos tan distintos que no conocerlos es un auténtico pecado.

La mejor manera para conocerlos es por medio de la cata, y sobre este término encontraremos muchísimas definiciones técnicas que naturalmente comparto como usted, pero en esta sociedad que sucumbe ante la mediocridad, la prisa y el estrés prefiero darle mi definición más poética.

Catar un vino es…
“Poner nuestro corazón en el interior de una copa para poder escuchar
las maravillosas historias de campo que el vino nos contara desde su infancia”

Por ello los invito amigas y amigos míos a no aburrir ni su paladar ni su memoria siempre con el mismo vino.

Como usted ha podido constatar, el vino tiene un camino desbordado de historia, de cultura, de filosofía, de sensibilidad y amistad.

Respetemos a cada botella por más sencilla que sea, porque es el resultado de la madre naturaleza donde además miles de manos trabajaron con dedicación y nobleza para llevarlo a tu copa.

Cuando se ofende a un vino solo porque no te gusta, se ofende al viticultor que cada mañana salió con esmero a cuidar y a cantarle a sus viñas.

Mantén tu mente sana y abierta, un vino por su estilo puede no gustarte, pero no significa que no sea un buen vino o no tenga calidad…simplemente no es de tu gusto.

El auténtico conocedor, es aquel capaz de distinguir gusto de característica.

Un auténtico conocedor cuando se encuentre con un vino que no es su tipo dirá pues…

Que buen vino, pero no es de mi gusto” …y a partir de allí las opiniones ganaran respeto.

Recuerda que para disfrutar de un buen vino no necesitas un buen motivo… el vino ya es el buen motivo.

Procura que en esas noches de descorches y fantasías nunca falte una guitarra española, un poeta que la haga sonar y amigos para filosofar, de lo contrario seguiremos teniendo una sociedad de poetas muertos.

En realidad…Ningún vino es la gran cosa, si el que lo bebe, no pone de su parte sensibilidad, sueños, fantasías y amistad y hace de ese momento todo un acontecimiento.

Para algunos, el vino puede ser una simple bebida, otros dicen tener pasión por el, cuando en realidad solo aman el dinero que les produce su venta, para otros, algo que pueden medir en una hoja de cata, para mí, es un gran amigo del hombre, catalizador de amistades y sensaciones, capaz de transformar un simple momento en un recuerdo memorable.

Tengan siempre presente, que en el mundo del vino hay muchos “Sofistas”. No permitamos que sus argumentos de tanto escucharlos y repetirlos se transformen en verdades y terminen capturando nuestras almas…así decía el maestro “Sócrates”.

Por ello, y sin dejar de respetar el trabajo que hoy realizan los críticos que puntúan vinos, premiando y castigando, usando matemáticas para medir una sensación, me gustaría recordarle que antes que ellos aparecieran artistas como Diego Velázquez, Caravaggio, Renoir, entre otros fueron capaces de llevar el vino a sus lienzos y poetas como Nicanor Parra, Jorge Luis Borges, Pablo Neruda supieron rimarles versos.

Por todo ello y para cerrar estas reflexiones les dejo mi mensaje

El vino con sus encantos
supo inspirar en su historia a pintores, escultores y poetas.
Triste estará el corazón del hombre que hoy… solo inspira críticas

Por todo lo expresado para mí el VINO es pura FILOSOFIA LIQUIDA.

Beban poco pero bueno, y recuerden que el mejor vino …es aquel que aún no probamos y espera ser descubierto”.

Hasta pronto amigos…

El vino como Soneto

El vino, es una de esas pasiones que hacen que el mundo sea diferente.

No se trata de un líquido solamente, él sabe llevar en sus entrañas el legado que la naturaleza le imprimió.

De los escritores sobre vino y gastronomía admiro de manera muy especial al Sr. Mauricio Weisenthal quien suele decir…” No creo en un libro cuyo autor no puso su corazón en él”, y es, que en realidad muchos libros parecen haber sido escritos no para utilidad del lector sino para que el lector se percatara cuanto sabe quién lo escribió…el ego…hay el ego, ese soberano irracional del que muchos se visten y que nos impide aprender y acercarnos a la verdad.

En mis años dando charlas y seminarios he aprendido a descubrir rápidamente si quien me está escuchando, está ahí para aprender y conocer algo nuevo y quien solo para capturar algunas de mis frases, tips e ideas para arrogarse o presumirse al día siguiente con sus amigos.

El vino necesita AMIGOS.

Quiero que usted despierte y se enamore de este mundo maravilloso del vino, porque un buen vino puede hacer el milagro de relajarnos después de un día estresante, puede hacernos viajar hacia los lugares más remotos en tiempo y lugar.

Sir Winston Churchill solía decir en aquellos oscuros días de la segunda guerra mundial con su copa de Champagne Pol Roger en la mano “En la victoria la merecemos, en la derrota la necesitamos”.

Es decir… el vino, sea el estilo que prefieras, siempre tendrá la insospechada magia para abstraerte sanamente de la cruda realidad en que vivimos.

Comprenderá también porque muchos aseguramos que es una cultura.

El secreto está en dejar que él nos lleve hasta sus orígenes, hasta su infancia y es allí donde encontraremos el porqué de su personalidad.

Por eso digo que…
“El vino es como un soneto
El primer cuarteto se escribe en la viña
El segundo en la bodega
Un primer terceto lo lleva a la botella
Y un último a la copa
Mientras que en la boca se vuelve poesía”.

Un fuerte abrazo.

!Hasta pronto!