TEMPLARIOS DEL VINO │COMUNIDAD

En aquella madrugada inolvidable mientras todos dormían en el sereno de la noche yo soñaba despierto, en una mano mi copa, en la otra mi pluma que escribía los capítulos de mi primer libro “El Vino, Sócrates y Yo”, y entre sorbo y sorbo descubría una vez más en el vino un camino desbordado de historias, de cultura, de filosofía, sensibilidad y amistad.

En aquella noche embrujada de fantasías liquidas, no solo nació mi primer libro sino también el deseo desenfrenado de crear un espacio, un pequeño universo capaz de reunir a aquellos hombres y mujeres de buena fe, amantes del buen vino, la alta gastronomía y la buena mesa, para celebrar la vida y la amistad alrededor de una generosa copa de vino.

Así nace la Cofradía “TEMPLARIOS DEL VINO”, un 21 de Septiembre del 2012, con el fin de estudiar, difundir, y disfrutar la cultura del vino en todas sus expresiones culturales y artísticas pero siempre  en completa amistad y armonía.

CABALLEROS TEMPLARIOS

Poderosa orden religiosa-militar surgida durante la Edad Media (1118 dc) que tenía como finalidad original la de proteger a los cristianos que peregrinaban a Jerusalén tras su conquista. Fueron además los reconocidos guardianes del Santo Grial.
 
Estaba compuesta originalmente por 9 caballeros liderados por su fundador Hugo de Payns.

Hoy, más allá de las estelas de leyendas que los CABALLEROS TEMPLARIOS nos dejaron, rescatamos su consagrada devoción, fortaleza, y espíritu guardián para así congregar en esta “Cofradía” a aquellos amantes del vino que tienen la sensibilidad necesaria para encontrar en cada botella, en cada copa, el misterioso duende que con mensajes de matices, aromas y sabores nos cuenten las historias de vendimias pasadas, y así convertirnos en devotos guardianes del buen vino, capaces de peregrinar por cada buena mesa hablando de el en su justa dimensión divina, y en nuestras locuciones resaltar siempre el trabajo de aquellos soñadores que se desvelaron cada mañana para cuidar las viñas, de los soñadores que forjaron en un sueño su personalidad y la embotellaron para que los poetas amantes del buen vino de manera apasionada compartan su magia en una buena mesa.

APRENDER – DISFRUTAR – COMPARTIR

Una Comunidad hecha para TI

ÚNETE a nosotros

https://www.templariosdelvino.com/

El vino como Soneto

El vino, es una de esas pasiones que hacen que el mundo sea diferente.

No se trata de un líquido solamente, él sabe llevar en sus entrañas el legado que la naturaleza le imprimió.

De los escritores sobre vino y gastronomía admiro de manera muy especial al Sr. Mauricio Weisenthal quien suele decir…” No creo en un libro cuyo autor no puso su corazón en él”, y es, que en realidad muchos libros parecen haber sido escritos no para utilidad del lector sino para que el lector se percatara cuanto sabe quién lo escribió…el ego…hay el ego, ese soberano irracional del que muchos se visten y que nos impide aprender y acercarnos a la verdad.

En mis años dando charlas y seminarios he aprendido a descubrir rápidamente si quien me está escuchando, está ahí para aprender y conocer algo nuevo y quien solo para capturar algunas de mis frases, tips e ideas para arrogarse o presumirse al día siguiente con sus amigos.

El vino necesita AMIGOS.

Quiero que usted despierte y se enamore de este mundo maravilloso del vino, porque un buen vino puede hacer el milagro de relajarnos después de un día estresante, puede hacernos viajar hacia los lugares más remotos en tiempo y lugar.

Sir Winston Churchill solía decir en aquellos oscuros días de la segunda guerra mundial con su copa de Champagne Pol Roger en la mano “En la victoria la merecemos, en la derrota la necesitamos”.

Es decir… el vino, sea el estilo que prefieras, siempre tendrá la insospechada magia para abstraerte sanamente de la cruda realidad en que vivimos.

Comprenderá también porque muchos aseguramos que es una cultura.

El secreto está en dejar que él nos lleve hasta sus orígenes, hasta su infancia y es allí donde encontraremos el porqué de su personalidad.

Por eso digo que…
“El vino es como un soneto
El primer cuarteto se escribe en la viña
El segundo en la bodega
Un primer terceto lo lleva a la botella
Y un último a la copa
Mientras que en la boca se vuelve poesía”.

Un fuerte abrazo.

!Hasta pronto!

PINOT NOIR | La Dama de rojo

Tiempo atrás en una entrevista televisiva el anfitrión me pregunto… ¿Sergio se puede tomar vino en todo momento? ….y yo con una sonrisa de complicidad le respondí…claro que si….lo que no se puede es tomar el mismo vino en todo momento.

Desde incluir una copa de cava o champagne en el desayuno hasta terminar la noche en una charla distendida e inteligente en familia, con amigos y la complicidad de un tinto que venga cabalgando como hidalgo en el tiempo todo es posible.

Es decir….podemos ser amantes a un estilo o tipo de vino, pero no me imagino una tarde soleada en la playa o piscina descorchando un tinto de 24 meses de barrica y 8 años en botella. Existen pues determinados vinos que acompañan no solo mejor que otros una determinada gastronomía sino que son ideales para determinados lugares y momentos del día.

Tintos sutiles, elegantes, que rozan lo delicado y el buen gusto. Así son capaces de reglarnos en la copa inolvidables notas en nariz que recuerdan a fresas, frambuesas y cerezas y cuando lo llevas a la boca y lo mueves como si fuera una góndola en Venecia, acarician tu paladar con toda su sedosidad.                                                                                                                                             Tintos que no admiten violencia, amantes de los platos a base de carnes suaves como los de ternera, pavos, pollos, quesos de pasta blanda tipo brie o camembert, y que  por su suavidad y delicadeza son los mejores tintos para acompañar platos a base de pescado como un buen lomo de atún o salmón.

Sumergidos sobre una champañera con ¾ partes de agua y apenas 12 a 15 cubos de hielo un Pinot Noir de la Borgoña francesa o de Sonoma County (California) pueden darnos desde la copa las melodías que antes le describía, aunque a esta familia de tintos sutiles, elegantes y delicados sumaria los tintos del Beaujolais, especialmente sus Cru como los Morgon, Moulin à Vent,  Saint Amour por citar algunos.

En el caso del Pinot Noir, cuando cae en manos de grandes viticultores y bodegas de prestigio que la trabajen con el esmero que ella demanda y de la mano de meticulosas prácticas culturales en la viña se logran vinos impresionantes, con más cuerpo y complejidad como un emblemático Romanee Conti o de aquellos Chevry-Chambertin de la Borgoña francesa.

No olvide los Pinot Noir de Nueva Zelanda. En todos los casos por las dificultades y cuidados intensivos que en la viña demanda esta variedad, no son vinos que están muy cómodos de precio, aunque Chile ofrece buenos Pinot Noir que provienen de los Valles de Casablanca o del Bio Bio, con excelente relación Precio-Calidad.

Sudafrica, Italia, Alemania y Suiza hacen interesantes vinos também com ella.

Para beber o guardar: Bébalo. Aprovéchelo en su juventud si es una versión joven aunque si quiere algo para guardar algunos años le recomiendo los sofisticados y complejos Pinot Noir Grand Cru de la Cote d´or en la borgoña francesa.

Por su delicadeza, suavidad y elegancia son estos tintos para mi unas autenticas… “Damas de Rojo”

Con un Pinot Noir en mi copa los despido hasta una próxima oportunidad.

Memorias de un tiempo pasado

Me encanta conversar con ustedes, porque me ayudan a recordar, y recordar también es vivir porque esa es otra de las magias que el vino tiene…la de despertar recuerdos y cuando un vino puede despertar recuerdos, también puede provocar entre sorbo y sorbo que alguna poesía aflore a la vida.

Recuerdo que tiempo atrás me invitaron a cenar a casa de un amigo que tenía por costumbre comprar ciertos vinos para guardar. Aquella noche noviembre del 2009 iba a ser una de las noches en la que despertarían algunas musas embotelladas que descansaban en botella en el letargo de sus sueños.

Entre algunos de aquellos elegidos apareció un Nuits Saint Georges de la Borgoña francesa cosecha 1998, un vino del que aprendí muchísimo.

Un poco ya cansado por lo años, confieso que me hubiera gustado haberlo conocido unos cuatro o cinco años antes, aun así, me fascino su entrega, su esfuerzo por querer complacerme y fue tal la experiencia que le escribí estas estrofas que sin lugar a dudas pasan a ser desde ahora una poesía desencadenada para aquel Pinot Noir de la Borgoña que me acompaño en aquella velada de una manera especial.

Poema para aquel Nuits Saint Georges 1998
MEMORIAS DE UN TIEMPO PASADO
“Fatigado por el tiempo,
Con cientos de historias a cuestas.
las pátinas de los años dejaron aromas arrugados en tu piel,
mientras me susurras las historias de tus encantos pasados.

Color hojas de otoño es tu collar, te de fresas son tus aromas
y entras en mi boca como en puntillas de pies para no romper el encanto.
Te noto cansado amigo mío.
Siéntate en mi copa y descansa,
que aun altiva esta tu gallardía de entregarme lo mejor que aún vive en ti.

Lo se…el tiempo fatigo tu aliento
y lejos quedo aquella fresca mañana de vendimia!”


De mi libro “EL VINO, SOCRATES Y YO”

¡Hasta pronto!!!